Las Fuentes

Vista de la Fuente de Villarroya

Una costumbre muy arraigada en los habitantes de Villarroya, eran las meriendas por las choperas y fuentes y en las bodegas. Se escogía la parte de arriba del pueblo. La primera era El Caño, que durante muchos años se iba a buscarla para llevarla a casa. Era muy buena y salía fresca. Esta agua provenía del río de un poco más arriba y servía para regar una parte de vega, desde su salida Malos Años, la Bercebala, Albercas y Caravilla.

Vista de la Fuente de Villarroya


Igualmente había otra fuente de estas características que salía por la Bercebala, un poco más debajo de la estación. Recuerdo cuando se hizo la zanja que la conducía, un poco más abajo del puente del río. Naturalmente provenía de aguas subterráneas.
Con esta agua se regaba Bercebala, Oteruelo y creo que llegaba hasta El Vergal.
Siguiendo con las fuentes, ya se llegaba a la de CARAVIEJA.
Por las choperas se hacían muchas meriendas, y era un sitio que al estar muy cerca del pinar de RINCON DE COSTA, y no muy lejos del pueblo, era de las más concurridas.
Otra muy conocida era la del ESTANQUE. Naturalmente que al estar pegando al mismo era de las más visitadas, y sobretodo el día de la Santísima Trinidad, donde después de escuchar la misa en la ermita, se efectuaba la comida y hasta la merienda.

Vista del Estanque de Villarroya de la Sierra

Más lejana estaba la del ESPOLON, que casi lindaba con EL HORCAJO. Alguna vez habíamos organizado la merienda, bajo la buena sombra que proporcionaban las dos acacias que había, pero al estar tan distanciado no era muy concurrida.

Otra también muy conocida era EL ENCAÑADO DE SILVERIO, en Río La Sierra. Todos los sitios donde salía agua se aprovechaban para montar meriendas.
No muy lejos de allí, en el paraje de LAS FUENTECILLAS, salía una fuente que tenía una buena pila. Yo la conocía mucho por tener mis abuelos al lado una finca con viña y algunos cerezos, y él la cuidaba mucho.
Y a no más de 50 metros, había una gruta, donde salía el agua más fresca y mejor de todas. Esta agua no se desperdiciaba, ya que una balsa recogía el caudal, y que antiguamente servia para regar unas fincas que a un kilómetro de distancia, era conducida por una pequeña acequia, que había entre  dos montañas, y que regaba una finca de EUSEBIO GRACIA.
Y fuentes conocidas, había algunas más, LOS MOLINIEROS, FUENTE LAS PILAS, LA SALUD, estas dos últimas en el camino de CARA TORRIJO. Creo que la de FUENTE LAS PILAS, había abrevadero para las caballerías.

Anuncios